Todo es noche en el mundo y noche el mismo

Día, y cada amanecer un ocaso

Blanco, y a cada hora puntual el paso

Sobre el alma inquieta de un negro abismo.

 

¿Y quién distingue las cosas que bajo

Un eclipse total son vistas? ¿Qué ojos

No ven sino sombras entre despojos?

¿Quién anda recto éste camino abajo?

 

Porque toda la tierra ciñe luto,

Y el alma siempre vestida de saco,

Y sólo come ayes! su cuerpo flaco,

Y siempre que prueba es amargo el fruto.

 

¿Quién se preocupa de lo que ella sabe:

De la puerta y la prometida llave?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.